22 Jul
H5561

La importancia de cuidar tus prótesis dentales

Las prótesis dentales sustituyen en el paciente aquellas piezas dentales perdidas por distintas causas o las estructuras óseas que se hayan ido reabsorbiendo con el paso de los años tras la pérdida de un diente. Estos dispositivos protésicos sirven para recuperar una correcta masticación, deglución y habla, así como también es innegable su aportación estética.

 

Período de adaptación

Cualquier prótesis dental debe de diseñarse de forma personalizada, por un titulado en grado de higiene bucodental o en protesis dental, mediante un molde de mandíbula que realizará siempre el dentista especialista. Pero a pesar de este diseño a medida, siempre es necesario un período de adaptación, cuya duración varía según el tipo de prótesis y el paciente. Resulta de gran importancia tener un especial cuidado durante esta primera etapa, para que la adaptación sea satisfactoria y el paciente pueda de este modo recuperar toda la comodidad y confianza en sí mismo en el menor tiempo posible. Pasado algún tiempo, lo más probable es que el paciente deje de tener conciencia constante de la existencia de la prótesis y la sienta totalmente adaptada, pero aún y así será necesario respetar el período de adecuación y cumplir con las visitas marcadas por el especialista para realizar los reajustes que puedan ser necesarios.

Si no se tiene especial cuidado durante el proceso de integración, se pueden llegar a desarrollar lesiones en la mucosa u otras complicaciones, a causa del mal asentamiento de la prótesis o su desplazamiento. Esta situación puede provocar dolor, dificultad en el habla o en la masticación. Los problemas en la masticación pueden derivar en alteraciones de los hábitos alimenticios que incidirán directamente en la salud general del paciente.

Limpieza y mantenimiento

Más allá de la etapa de adaptación, las prótesis dentales son elementos sustitutivos que van a acompañar al paciente por períodos prolongados. Por ello es de decisiva importancia adquirir una buena educación y hábito frente a su cuidado y limpieza diaria, con el fin de evitar problemas mayores y aumentar su duración y efectividad. El especialista debe realizar una sesión informativa con el paciente, y asegurarse de que éste puede colocarse correctamente la prótesis y conoce los puntos de estabilidad masticatoria. Asimismo deberá explicarle cómo limpiar de manera eficaz la prótesis, con el fin de evitar problemas desagradables como la aparición de sarro, la halitosis o ulceraciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *