24 May
nutricion deportiva

Consejos para una buena nutrición deportiva

Cada vez hay más personas que se suben al carro de la vida saludable, con una buena dieta y una favorecedora dosis de actividad física. Sin embargo, a menudo, no sabemos cómo afrontar la nutrición deportiva: qué comer, qué evitar, cómo aportarnos la dosis de energía que necesitamos antes de los entrenamientos…

Por este motivo, hoy te traemos una serie de consejos que te ayudarán a salir de dudas y a que sigas una nutrición deportiva saludable.

Bebe mucha agua

Cuanto más ejercicio practiques, más hidratación necesitará tu cuerpo. Y lo ideal es que te hidrates antes, durante y después de la actividad física.

Sin embargo, y contra la creencia popular, evita los refrescos durante el entrenamiento. Opta sólo por agua.

Consume proteína

Si haces deporte de manera habitual, deberías consumir entre 1’2 y 1’5 gramos de proteína a diario por cada kilo que peses.

No dejes de lado los carbohidratos

Ellos son los que te aportan la energía que necesitas para los ejercicios de alta intensidad. Opta por los cereales, los tubérculos y las leguminosas.

Ojo con las grasas

Por su parte, no hay que excederse con el consumo de grasas, si bien esto no significa que las eliminemos del todo, puesto que ayudan a cubrir la energía que necesitas.

Intenta que la grasa que consumas no supere el 20% de las calorías que ingieres a diario. Y, si puede ser, que la grasa tenga un origen vegetal, como el aguacate, los frutos secos o el aceite de oliva.

Sigue un horario

Tus comidas deben ser cada día a la misma hora. Además, debes comer cada 3 ó 4 horas, o te debilitarás y sentirás más hambre cuando te sientes ante tu plato, lo que te puede empujar a picar entre horas o a servirte varias raciones innecesarias.

Consume variedad

No es necesario que te aburras de la comida para mantenerte en forma. Incluye alimentos de cada grupo para conseguir una dieta rica y variada: proteínas, carbohidratos, grasas, minerales, vitaminas y agua.

Evita comer antes del ejercicio

Deben pasar unas dos horas desde la última vez que has comido hasta que comiences a entrenar. Así, permitirás que el cuerpo tenga el tiempo suficiente para procesar los alimentos y convertirlos en la energía que necesitas para practicar tu ejercicio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *